miércoles, 19 de junio de 2019

SIEMPRE N ' XUK ' UK - PARTE 2

Hace un tiempo el Negro, se mudo a Santa Cruz, La Laguna. Un pueblo a las orillas del lago de Atitlán. Siempre nos decía que era un lugar verdaderamente mágico, lleno de arte y de personas con un alma cálida. Lo que el  Negro olvido decir, es que la llegada a ese lugar es verdaderamente complicado.

Era de noche, seguimos una carretera sin alumbrado público hasta que  llegamos a una empinada cuesta sin asfalto en donde literalmente se podría decir que es la montaña partida en dos; incluso da la impresión que si haces cualquier ruido pequeño, puedes ocasionar un derrumbe.

Al llegar al pueblo, nos dijeron que debíamos estacionar el auto en la cancha municipal del lugar; pues las calles eran pequeñas y también empinadas como la cuesta por la que bajamos. Todos los niños se acercaron al rededor del auto; miraban por la ventana curiosos, otros se agachaban para observar de bajo del auto. Cada vez que abríamos una puerta, aparecía una cabeza en alguna parte del auto, viendo hacia adentro.
La imagen puede contener: montaña, cielo, exterior y naturaleza
No decían nada, solo sus ojos brillaban con gran intensidad al ver el auto como algo fuera del otro mundo. Tuvimos que esperar a que el Negrito Fresh llegará, ya que el estaba en otro lugar.

Mientras esperábamos miramos a  nuestro al rededor,  la cancha era cuadra, habían niños jugando. De uno de los lados se encontraba la iglesia católica y justo enfrente un árbol de navidad. En otro lado se encontraba la biblioteca junto a la escuela pública; frente a la iglesia, la estación de policía y frente a la biblioteca y la escuela, el sanatorio público.

Poco a poco los niños fueron llevando a otras personas más adultas para que observarán el carro; nos asustamos un poco pero un oficial de policía había entablado un saludo amistoso y nos había dado la bienvenida. Se dio cuenta que estábamos algo asustados y nos dijo: Aquí no hay carros, es raro el carro que entra al pueblo, por eso les da curiosidad.

Al lado de la policía se encontraba una cuesta empinada llena de casas; era la calle principal en donde solo se podía ingresar caminando o en Tuc- Tuc, el Negrito Fresh, le había pedido a un Tuc-Tuc, que nos llevará hacía su hostal, el cual quedaba arriba de la cuesta.

Llevábamos a Amber , mi labradora negra y por supuesto ella también subió al Tuc-Tuc. Casi finalizando la cuesta; se nos indicó que debíamos bajar  y luego ingresar a otros callejones que nos llevaban más arriba de la montaña, donde las fuerzas de este vehículo ya no llegaba.

La sensación de caminar hacía arriba; nos daba la impresión que rodaríamos hacía abajo, llegamos a un callejón completamente oscuro en donde la luz de la luna no era suficiente y justo al final del callejón, la casa del Negrito Fresh.



martes, 18 de junio de 2019

SIEMPRE N ' XUK ' UK - PARTE 1



Es difícil conocer personas fuera de tu circulo común. Conocer a los otros amigos de tus amigos o de tu pareja es complicado, siempre nos preguntamos si vamos a caerle bien a esas personas desconocidas y si la opinión de esas personas afectará la relación con las personas cercanas a nosotros.

Todos en algún momento le hemos dicho a alguien: ¡Que genial conocerte! pero también hemos dicho: No me agrado mucho tu amig@, es medio creíd@,  desde que le hablas has cambiado tu forma de ser.

Si las relaciones interpersonales fueran fáciles; no existieran las dinámicas de integración de grupo o cómo lo llamarían cristianamente el "Rompe Hielo". Las realizamos desde el primer día de escuela o a través de charlas motivacionales en el ambiente laboral; incluso si asistimos a un concierto; el cantante suele llamar a todos a la integración ya sea cantando el coro o llevando el ritmo con las palmas.  Y este por supuesto es un claro ejemplo que las relaciones interpersonales nos permiten mejorar nuestro estado de animo y al mismo tiempo generar mejores resultados a través de la integración. Sin embargo a veces somos rechazados; aislados, burlados o simplemente no encajamos en el grupo social y la opinión de los otro nos afecta grandemente.

Este texto no trata de eso. Trata acerca de el día que conocí al "Negrito Fresh" un amigo de mi pareja que es un verdadero personaje. Siempre sonriente, siempre saludando a todos a cualquier lugar que llega, incluso me enteré que el Negro en una ocasión hasta fue de esas imágenes graciosas que vemos de personajes de Mega Paca.

Al Negro le dicen el "Negrito Fresh" porque parte de su autonomía es la frase "Siempre Fresh"  o un grito al estilo ranchero diciendo "Aji-jai" cualquiera que conoce al Negro, se acerca diciendo una de estas dos frases o incluso si la escuchas de lejos, sabes que el Negro esta cerca.

No hay descripción de la foto disponible.

domingo, 26 de mayo de 2019

AMORES PERROS


Día domingo, me desperté un poco tarde con ganas de pasear a mi perra, Amber. Llevaba meses queriendo conocer un parque público cerca de la carretera así que decidimos ir.

Le mostré la correa a Amber, la tomo con su hocico y se dirigió a la puerta, regreso a la habitación, me tiro la correa en las piernas y nuevamente la tomo y se dirigió a la puerta. Lo hizo tantas veces cómo fuera posible, que por un momento tuve que cerrar la puerta que conectaba la sala con el patio de enfrente para que me dejará alistarme, mientras ella esperaba en el patio.

Salimos de la casa, llegamos a la orilla de la carretera, cruzamos a la izquierda y  antes de llegar a la otra cuadra encontramos a dos jóvenes, aparentemente de 18 a 21 años, estaban a la par de la veterinaria, la cuál estaba cerrada, en los pies del mas grande se encontraba un perro de raza pequeña, era colocho, peludo y de dos colores, gris y blanco, el perro se encontraba acostado, preguntamos si todo estaba bien con el perro.

El más joven no logro decir ni una sola palabra, mientras trataba de recoger un charco de sangre con un pedazo de cartón. El otro, sin levantar la mirada nos dijo que habían atropellado a su perro, tratamos de ayudar, pero me percate que el perro no se movía.

Estaba acostado, sin respirar, sin jadear, sin mostrar ni una sola señal de vida, me dí cuenta que ambos tenían los zapatos cubiertos de sangre, el perro había muerto desangrado.

Logramos conseguir agua para limpiar la sangre en la acera, mientras nos contaban la travesía del perro escapando al ver la puerta abierta, corriendo hacía la carretera y como el sujeto que lo atropello, nunca había parado para ayudarlos, se había dado a la fuga.

Al escuchar el relato, recordaba lo difícil que es abrir la puerta, tratando de que Amber no se escape y las veces en las que se ha escapado y nos ha tocado correr, visualice todo el panorama.

Me pregunte cómo era posible que no estaban sus padres ahí; me pregunte si eran más jóvenes, incluso pensé que el más pequeño era quién había dejado escapar al perro en un descuido y la sensación de culpabilidad que tenía al  ver el perro de la familia muerto.

Me imagine incluso a los padres de los muchachos trabajando, sin saber lo ocurrido, me entro un instinto maternal de decir, necesitan un adulto a la par, hablando sobre los procesos naturales de la vida y cómo los perros cumplen principalmente esa función, enseñarnos.

Todo esto lo pensaba, mientras seguía caminando con Amber, observando el pavimento, el cual tenía un rastro de gotas pequeñas de sangre, el cuál me permitió visualizar la odisea que ambos tuvieron que caminar en "crocs" cargando al perro herido y sobre todo la fúnebre marcha de regreso hacía su casa con el perro en una caja, menos mal, no nos toca hacer lo mismo con nuestros iguales.

La imagen puede contener: personas sentadas y perro

Miraba a mi perro, inconmovible, olfateándolo todo, saludando a las personas en el camino, siempre sonriente, me hubiera gustado regresar a casa en el momento que encontré la trágica escena, pero ella necesitaba ser libre.

Pensé entonces en el perro, ese que corrió hacía la libertad, divirtiendo a los que iban corriendo detrás de el; sonriendo, mientras el viento movía su pelaje, no vio el auto y pensé en el accidente de mi hermano y en todos los perros que he visto morir.

Pensé en "Pirulo" el perro callejero que llegaba por las noches a dormir a la casa de mi abuelita, incluso le habíamos hecho un nido. Murió atropellado, por cruzar la calle detrás de una perra, Pirulo tenía fama de ser ese tipo de perro, es más el dicho popular en todo el barrio era que todos los perros de la zona, eran hijos de Pirulo. Como olvidar su muerte, estaba muy distante a la casa de mi abuelita.

Luego del accidente, Pirulo corrió y llego a la mitad de la cuadra, los vecinos corrieron a contarle la noticia a mi abuela, ella corrió al lugar. Pirulo se encontraba tirado, dejo d gimiendo de dolor, por un instante escuchó la voz de mi abuela, la vio a los ojos,  ella jura que le hablo, qué le dijo, nadie lo sabe, solo ese cruce de miradas es testigo de lo que se dijeron ese día, movió la cola y murió. Todos los presentes dijeron Pirulo la estaba esperando para morir.

Los perros tienen un alma tan noble, que disfrutan el dulce abrazo de la muerte, nosotros por otra parte, seres humanos nos amargamos apegandonos al dolor. Queremos pagar la muerte, buscando sentencia para los responsables, buscamos respuestas, buscamos condenas y cadenas.

Pero es de perros siempre tener el alma abierta, despojarlo todo,  y morir así, en los brazos del amor.

P.D.  Si accidentalmente matan a alguien, no huyan. 


domingo, 3 de marzo de 2019

JALEA DE FRESA


Por la rendija de una ventana rota,

Mi dedo metí,

quedo cubierto de mermelada roja;

Eran mis memorias y tu vida rota en conserva.

Acertijos y enredijos,

Torturadas meriendas

para almas hambrientas

que escapan y envejecen.


viernes, 18 de enero de 2019

Si me vas a mentir.

Si me vas a mentir;
No se lo digas a nadie,
no lo cuentes,
no profeses a los demás el engaño,
Y menos si estoy yo presente.
No alimentes a los buitres,
a los necios, a la burla,
a la desdicha.

Que no nazca la palabra pronunciada herida,
Disfrazada de mentira.

No me hagas centro de ojos ajenos,
porque el sendero de estos ya está podrido
y recorren las mentes como gusanos,
buscando seres heridos.

Si me vas a mentir,
no hables en futuro,
no toques el plural entre nosotros.
Hazlo bien,
Hazlo lejos.
No pongas frente a mi corazón azulejos.
Ni legalidades a medias,
porque la mentira nunca es legal.
Siempre está mal justificada.

Si me vas a mentir,
no arranques las raíces
de las flores que te regalé,
y he puesto en tu florero.
No prives a mis campos de la simiente cultivada
por otras manos.

Si me vas a mentir;
Que sea reciproco para contemplar el mismo sentir,
Porque es más larga la condena De quien profesa en la faena de la verdad.
Y más afluente el camino de la mutualidad.

Si me vas a mentir,
que sea una buena causa.
Y si culpas a la lujuria que se ha puesto su vulgar traje
de escote pronunciado, boca abierta, dientes largos, cabello rojo
y a llegando a tu mente ciega, con palabras obscenas.
Y la observas,
y la tocas,
que valga la pena.

Que la mentira no sea mediocre,

Que sea la gran estafa,
inigualable e inalcanzable,
que tus mentiras no caigan en manos de putas baratas.

Si me vas a mentir,
vete…

Lejos.

Porque la mentira desencadenada en brecha larga
Produce solamente un punto de fuga,
A un solo sitio sin ningún lado.
Sin forma, sueños o futuro.

Si me vas mentir,
No me grites.
Se sutil,
Como un cobarde adulador sedúceme al oído.

Si decides gritarme,
Tendré lastima.
Y tu recuerdo se perderá entre mi mente.
Si me adules en cambio,
Te recordare con odio,
Y el odio perdura hasta esta vida
y otras.

Dame la oportunidad de sentir nuevamente
Un sentimiento profundo por tu ser. 

jueves, 6 de diciembre de 2018

SHAI-WA


Cotidianidad que retumba
Bajo discos de Selena,
que dan vida y hacen bailar a la rocola.

Sexualidad diversa canta;
Suelta el grito;
Los ojos,
Las cadenas,
Las jarras,
Las gotas de ojos tristes,
disfrazadas con miradas alegóricas.

Ahí en medio, 
de ojos tristes,
Cantinas, catrinas,
San simones y canciones.

Ahí entre paredes chinas
Amarillas y rojas.

La noche se alarga;
no llega el mañana,
Me siento viva;
Siento alegría.

Suicidio melancólico,
Social.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Dame un espacio extraordinario


Todo estaba oscuro, no se escuchaba ningún ruido. Las calles llenas de neblina, empañaban los vidrios de las casas. Lo único que se observaba dese la calle era la incandescente luz poco visible de la habitación de Sergio. Era el único despierto, le encanta el clima frió; observaba por la ventana y jugaba a encontrar objetos escondidos por la neblina; por un momento dejo la mente volar e imaginó y percibió la sensación que estaba en un campo de guerra con bombas de gas como los de sus videojuegos.

Fingió estar afuera jugando, huyendo de terroristas o siendo uno de ellos; corría a la ventana para ver las calles llenas de neblina, hablaba por un radio imaginario y luego giraba en vuelte-gatos por la habitación, tomo la flauta de su mesa de estudio y la utilizó como arma.

Giró tanto que termino tendido en el piso, actuando el momento de muerte hecho por un disparo y se quedó profundamente dormido. Esa noche, Sergio soñó; se encontraba dando más vueltas pero a medida que giraba las paredes se iban desintegrando y le abrían paso al universo. Nunca supo que soñaba pues recordaba exactamente la misma escena antes de quedarse dormido y todo era tan real que creía seguir jugando. Sus ojos brillaron tanto con los colores y luces de las estrellas y planetas que en ningún momento sintió miedo.

Movió los dedos aparentando acariciar la galaxia entera con tan solo las yemas de los dedos, definitivamente no estaba soñando; la galaxia entera estaba ahí justo en medio de sus manos. El universo expandía su totalidad ante los ojos de Sergio, pero este era demasiado joven para saberlo.

-Es como si fuera un videojuego con miles de niveles desconocidos, expreso para sí mismo.

Por un instante olvido que todo ese tiempo estuvo dando vuelte-gatos; giro sin sentido tantas veces que comenzaba a marearse y no logró detenerse. La angustia lo envolvió sin avisarle como un tempano de hielo y la desesperación comenzó a invadirlo hasta que comenzó a llorar buscando una explicación; era un niño asustado y negaba lo que acontecía imaginando que pronto se encontraría en su habitación; podría ir a la escuela y luego a visitar a su familia con sus padres como todas las tardes, pero la noche cada vez era más eterna.

Cada vez que la oscuridad llegaba, invocaba en Sergio muchas caras que antes no había tenido que enfrentar. Una noche llegaron las preguntas sin respuestas; contemplo el vació, aún en medio de todos esos colores y patrones que esconde la galaxia , Sergio tenía la mirada perdida e inerte parecía demente; estaba resignado a quedarse así para siempre. Sintió ira, no poder cambiar su situación y era impotente. Luego llego la tristeza de perder su vieja vida sin despedirse; miedo y egoísmo al saber que su hermano heredaría sus objetos. Tenía que haber una solución y para un niño de 10 años; la muerte no era opcional, pero por momentos sentía la gota helada recorrer su espalda, contemplando subconsciente, el dulce sueño eterno.

Mientras seguía pensando en el problema escucho unas pequeñas voces; eran niños que reían y luego gritaban.

- Hey ¿estoy aquí? ¿alguien me ve? ¿me pueden ayudar?

Nadie respondió.

Levanto por fin los ojos, observando su entorno; entonces los planetas empezaron a explotar uno por uno y con cada uno de ellos un estruendo retumbaba en eco en medio de la nada. En ese momento Sergio ya estaba llorando y junto con él, las estrellas se apagaban y caían, eran ellas las que gritaban como niños al caer; la galaxia había perdido el color.

Por cada desaparición; el ruido era más insoportable; como si fuera el soundtrack de una película de terror o suspenso pero todos tendrían que taparse los oidos en ese momento.Sin ninguna esperanza, el niño tenía los ojos cerrados y tapaba sus sensibles oidos con los dedos.

Amaneció cinco veces y había ocurrido la muerte de centenares de planetas y galaxias. En la distancia se observaban aún cuatro planetas. Era la sexta noche de Chejo, cómo le decían sus amigos, tenía los ojos inflamados de tanto llorar que ya imposible abrirlos, después de todo no quería hacerlo; quería evitar ver a la última estrella morir, pues el próximo en caer, podría ser el.

Tambaleo su cuerpo en medio de la inmensa oscuridad, abrió los ojos y ya no quedaba absolutamente nada. Se preparó para el impacto en posición fetal y empuño sus manos con todas las fuerzas como si quisiera detenerse sobre su mismo peso para no caer; para no caer; se dio cuenta que aún llevaba consigo la flauta con la que jugaba esa noche.

Trato de olvidarse por un rato de los estruendos y el ruido a su alrededor, tomó la flauta y entono una dulce melodía que había aprendido en la escuela. Respiro profundamente y logro ponerse sobre sus pies, abrió los ojos y junto con ellos las estrellas fueron apareciendo con cada nota musical.

Cada estrella llegaba con un pequeño destello de color. Las más grandes no eran tan brillantes; tintineaban en colores cálidos, llenando el cielo de rojo, amarillo y naranja mientras las medianas y pequeñas eran vivaces al encenderse, s, se encendían pero también tintineaban dando un pequeño daban un pequeño salto como si esperaban que alguien las sacara a bailar, estas eran de colores fríos: azul, morado, celeste.

Sergio se sacudió las lágrimas sin despegar de sus labios el instrumento y empezó a improvisar vibrantes melodías. Había pasado poco tiempo y el cielo ya se encontraba repleto de estrellas y planetas. Sus ojos se expandían a medida de que aparecía algo nuevo en el espacio.

Empezó a notar dentro de tanta oscuridad, era único; sonreía cálidamente al contemplar cada cosa en el espacio; colores, formas, dimensiones; con cada nacimiento de algo nuevo se sentía agradecido con la vida.

Sintió armonía con todo lo que tenia a su al rededor y respetaba la complejidad. Cada planeta era dde diferente tamaño y con característicos recursos; conforme los miraba sentía que su hogar se encontraba ahí como si cada uno de ellos viviera adentro de él. Ya no vengo del mismo mundo, se dijo, la galaxia entera es mi hogar; mi familia.

- Eso que llaman espació exterior en realidad está lleno; no vació. Contiene magia.

Esa magia que Sergio descubría era energía. Acumulo tanta energía que extendió sus brazos y por un momento sintió ser una estrella brillante que descendía sutilmente como un cometa. Alrededor de su cuerpo emanaba una intensa luz de color esmeralda, que no había visto en el cielo. Un color muy bonito. Descendió sutilmente sin dejar de ver al cielo, mientras el color iba tomando su propia forma física de estrella y se iba desprendiendo de su ser.

Sin notarlo Sergio ya se encontraba en su habitación viendo a través de su ventana la densa neblina que escondía detrás de ella un universo maravilloso y su estrella esmeralda.

Había nacido la estrella de Chejo; ya no veía igual la neblina; no quería jugar jamás a la guerra. Corrió por la caja de crayones y pinto toda la noche las maravillas del espacio.